Cynthia Matayoshi
86 páginas
Poesía

el viento arranca el perfume del jazmín
me arrodillo en el piso
lo huelo
me detengo en un instante imposible
las alas de una mariposa
se deshacen en el aire

Podría decirse que “De mi boca sale un elefante” de Cynthia Matayoshi es un poemario que puede ser leído como una novela. O bien, podría considerarse una narración en forma de poema. O una especie de biografía. O un entramado donde la palabra navega entre dos mundos y entre dos culturas, sobre un mar o sobre las vías de un tren, adentrándose en la oscuridad para salir hacia la luz. Se trata de una búsqueda contada mediante fragmentos como sueños; una odisea en la que la negación afirma. El mundo que se despliega es el de lo “nuncavisto” y lo “nuncaoído”: eso para lo cual no tenemos vocabulario, eso que nos sorprende —y nos aterra. El viaje ocurre de noche, en el mundo de lo onírico. Solo hay que zambullirse en la profundidad del inconsciente, donde en cualquier momento irrumpe la belleza triste de la violencia.

Eugenio Polisky

De mi boca sale un elefante - Cynthia Matayoshi

$9.000,00
De mi boca sale un elefante - Cynthia Matayoshi $9.000,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Cynthia Matayoshi
86 páginas
Poesía

el viento arranca el perfume del jazmín
me arrodillo en el piso
lo huelo
me detengo en un instante imposible
las alas de una mariposa
se deshacen en el aire

Podría decirse que “De mi boca sale un elefante” de Cynthia Matayoshi es un poemario que puede ser leído como una novela. O bien, podría considerarse una narración en forma de poema. O una especie de biografía. O un entramado donde la palabra navega entre dos mundos y entre dos culturas, sobre un mar o sobre las vías de un tren, adentrándose en la oscuridad para salir hacia la luz. Se trata de una búsqueda contada mediante fragmentos como sueños; una odisea en la que la negación afirma. El mundo que se despliega es el de lo “nuncavisto” y lo “nuncaoído”: eso para lo cual no tenemos vocabulario, eso que nos sorprende —y nos aterra. El viaje ocurre de noche, en el mundo de lo onírico. Solo hay que zambullirse en la profundidad del inconsciente, donde en cualquier momento irrumpe la belleza triste de la violencia.

Eugenio Polisky