LOS EJEMPLARES ESTARÁN DISPONIBLES A PARTIR DEL 22/12/22

La idea de pensar una estrategia nos surgió de manera refleja, nos apoyamos sobre el mostrador, de madera tajeada, a pensar. Tonio ponía cara de serio, acompañando el gesto llevé mi mano al mentón con una forma de ele entre el pulgar y mi dedo índice y fruncí el ceño adustamente como advertí que demandaba la situación. Permanecimos ahí parados durante quince minutos, en silencio, mientras los demás terminaban de ordenar los infinitos cajones de frutas y verduras.

“Real, esa palabrita…” dice Evaristo, verdulero y gallego, en medio del marasmo policial de esta novelita de Diego Cano. ¿Quién no quiere ser un héroe en la cruda realidad de la ficción? Y si de cosas crudas se trata, La verdulería presenta una historia de brotes verdes y tonos rojos para diversión del lector (sea este vegetariano o no, eso sí carne hay de sobra…).

Acosados por una naturaleza muerta pero viva, ¡una naturaleza muerto-viva!, Evaristo y su compañero Tonio intentarán develar quién es el bigotudo que fue dejando su rastro de sangre de la verdulería al Mercado Central, ida y vuelta. ¿Querían verduleros detectives? ¡Strafacce y Aira no se atrevieron a tanto! ¿Qué verdad esconde la carne? ¿Carne en una verdulería? Lea, lector, zambúllase en esta ensalada de humor, absurdo y vegetales frescos. ¿Le traigo aceite y vinagre?

Golosina Canibal

La verdulería - Diego Cano

$1.600,00
La verdulería - Diego Cano $1.600,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

LOS EJEMPLARES ESTARÁN DISPONIBLES A PARTIR DEL 22/12/22

La idea de pensar una estrategia nos surgió de manera refleja, nos apoyamos sobre el mostrador, de madera tajeada, a pensar. Tonio ponía cara de serio, acompañando el gesto llevé mi mano al mentón con una forma de ele entre el pulgar y mi dedo índice y fruncí el ceño adustamente como advertí que demandaba la situación. Permanecimos ahí parados durante quince minutos, en silencio, mientras los demás terminaban de ordenar los infinitos cajones de frutas y verduras.

“Real, esa palabrita…” dice Evaristo, verdulero y gallego, en medio del marasmo policial de esta novelita de Diego Cano. ¿Quién no quiere ser un héroe en la cruda realidad de la ficción? Y si de cosas crudas se trata, La verdulería presenta una historia de brotes verdes y tonos rojos para diversión del lector (sea este vegetariano o no, eso sí carne hay de sobra…).

Acosados por una naturaleza muerta pero viva, ¡una naturaleza muerto-viva!, Evaristo y su compañero Tonio intentarán develar quién es el bigotudo que fue dejando su rastro de sangre de la verdulería al Mercado Central, ida y vuelta. ¿Querían verduleros detectives? ¡Strafacce y Aira no se atrevieron a tanto! ¿Qué verdad esconde la carne? ¿Carne en una verdulería? Lea, lector, zambúllase en esta ensalada de humor, absurdo y vegetales frescos. ¿Le traigo aceite y vinagre?

Golosina Canibal